aventuras y desventuras de un superviviente en la jungla madrileña, germanofilo y amante de la belleza,...preferiblemente femenina.

miércoles, 14 de enero de 2009

madrid


Comer tarde, hablar alto, no usar la bicicleta, olvidarse de la separación de la basura, acelerar con el semaforo en Ambar,...así es como describe el corresponsal blogero del Frankfurt Algemeine Z. la ciudad de Madrid.

Ciudad curiosa a la q uno n acaba de acostumbrarse, escuela de conductores suicidas por vias de la M·30, tuneles eternos q desembocan allende los edificios, radares por doquier y taxistas kamikazes. Madrid se torna agreste para los conductores y hostil para los viandantes, 

Nos queda el retiro. Un Retiro destrozado y huerfano de cesped, un Retiro de rastafaris y barcas de sepia amarradas, quiromanticos, pitonisas, alguien lee una mano aquí,mientrás allá se afana un cartera o se distrae un bolso. La policia camina despistada y un ciclista despistado se estampa por culpa de un socabón invisible.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bonita foto!!!

Edu dijo...

Sal más, y no pienses en ir tan lejos.
Por cierto, tanto hablar de viajes y ya sabes que que yo y algún colega más nos apuntaríamos a hacer alguno. Que parece que se lo dices a todo el mundo.

Ewa dijo...

Con lo de comer tarde se ha pasado el bloguero - tiene Polonia mas cerquita y dudo que ahi se coma antes de las 14h. Yo solia comer alrededor de las 16-17h, eso los fines de semana, que entre semana mejor no digo na, hehehe.